Fotografía 18 · JAVIER CALBET · Revelando Textos | Desvelando Imáge...
94
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-94,bridge-core-2.5.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,qode_popup_menu_push_text_top,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-24.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-7

   Ludwik. El gorrión.
Estaba claro, en ese momento observaba a aquel colgado igual que en otra ocasión había contemplado al gorrión.
Y ¡pam, pam, pam, pam! ¡Uno, dos, tres, cuatro! El gorrión colgado, el palito colgado, el gato estrangulado-colgado, Ludwik colgado. Todo se volvía coherente. Todo encajaba a la perfección. Un cadáver absurdo que de pronto se convertía en un cadáver lógico. Sólo que aquella lógica era densa… demasiado mía… personal… privada…

Cosmos, Witold Gombrowicz, Ed. Planeta.

18

Úbeda (jaén)

18

   Ludwik. El gorrión.
Estaba claro, en ese momento observaba a aquel colgado igual que en otra ocasión había contemplado al gorrión.
Y ¡pam, pam, pam, pam! ¡Uno, dos, tres, cuatro! El gorrión colgado, el palito colgado, el gato estrangulado-colgado, Ludwik colgado. Todo se volvía coherente. Todo encajaba a la perfección. Un cadáver absurdo que de pronto se convertía en un cadáver lógico. Sólo que aquella lógica era densa… demasiado mía… personal… privada…

Cosmos, Witold Gombrowicz, Ed. Planeta.
Úbeda (jaén)